Review Cámara Xsport 4K

Probamos la action cam Phoenix Xsport 4K y sorprende sus resultados. Una cámara muy similar a las grandes marcas, con un precio mucho menor pero capaz de dar unas prestaciones que nada tienen que envidiar a otras que triplican su precio.

Comenzando el análisis por lo que es su aspecto exterior.

Lo primero que nos encontramos lo que cualquier tipo de action cam nos presenta. La cámara en sí, la cámara en su funda estanca y un accesorio que sí que nos llama la atención, una pulsera con la que, de forma remota, podemos mandar una señal a la cámara para que realice un vídeo o una fotografía, parece algo innecesario o no del todo útil, pero no es así. Este control remoto nos facilita la posibilidad de llevar la cámara en cualquiera de los accesorios, incluso sin estar a nuestro alcance o ser incómoda su manipulación, para simplemente con un suave click comenzar a grabar o realizar una instantánea. El aspecto de la cámara, como podéis comprobar, no es destacado, en el sentido en el que no varía necesariamente, excepto por el detalle de sus botones, dos laterales, que nos permiten movernos por el menú de forma fácil y cómoda y su botón delantero para encendido, cambio de modo y apagado.

Una vez abierta la caja, tenemos todo tipo de accesorios. La carcasa Waterproof (hasta 30 m) el control remoto, un soporte para bicicleta, soporte para casco y banda para cabeza, 2 adhesivos 3M, un soporte plano 3 M, una carcasa protectora y dos tornillos de fijación.

Todo lo necesario para cualquier actividad a desarrollar con nuestra action cam.

Una vez comenzamos a utilizarla, comprobamos que tiene un menú muy intuitivo. Gracias a sus botones situados en el lateral podremos navegar por el y ajustar la Phoenix X sport 4K a nuestras necesidades y a cada momento, pudiendo también personalizar ciertos aspectos, como la grabación con sonido o el tiempo que queremos tarde en apagarse automáticamente, entre otras opciones de las muchas que trae.

Dispone de las configuraciones necesarias para cualquier uso, con un menú muy simple que nos facilitará la tarea de ajustarla a nosotros.

Para grabar es necesario una tarjeta micro Sd, es recomendable utilizar una que tenga bastante capacidad, más vale que sobre que falte, por el simple hecho de aprovechar al máximo la resolución de imagen. Configurándola en su máxima resolución logramos imagen en 4K/30frames por segundo.

La clave de este tipo de cámaras reside en su carcasa, es clave tener una carcasa estanca, que a pesar de evitar que cualquier partícula o líquido dañe nuestra cámara, deja una buena calidad de sonido ambiente de los vídeos.

A la hora de realizar vídeos en movimiento necesitamos que la cámara esté bien sujeta y lo más estable posible, ya que se moverá con nosotros o el accesorio que utilicemos y debemos evitar las turbulencias en lo necesario. Estas cámaras disponen de un estabilizador que proporciona equilibrio a la imagen, evitando que parezca que estamos grabando en una lavadora.

Cabe destacar también la batería, tiene una duración prolongada a la altura de cualquier action cam de las marcas más reconocidas entre 2.5 y 3 horas, lo que da un margen de grabación enorme. La batería carga en apenas dos horas y media, lo que es una gran virtud.

¿ No puedes ver lo que has grabado?, fácil, tienes en la Phoenix X sport 4 K una pantalla de 2 pulgadas que te permite ver con claridad el menú y el contenido de la tarjeta. Si no quieres mover la cámara de, por ejemplo el casco o está a cierta distancia, siempre puedes utilizar la App tanto para Android como IOS con la que conectas la cámara, ¡sí, has leído bien!, con ella controlarás la cámara y podrás ver su contenido, toda una genialidad.

En resumidas cuentas, podemos tener entre nuestras manos una cámara con unas características fantásticas por un módico precio. Para ampliar la información sobre las características de la Phoenix Xsport 4K os dejamos el enlace de sus características.

¡Pásate a la acción con Phoenix!